¿Has sentido dolor en tu hombro últimamente y no tienes idea de qué podría estarlo afectando? Hoy veremos cuáles son las lesiones de hombro más comunes para que puedas identificar mejor tu dolor. Sin embargo, no olvides que siempre será mucho mejor ir con un médico traumatólogo que te dé un diagnóstico completo.

El hombro es una articulación que podríamos decir es inestable y propensa a lesiones debido a que su biomecánica es muy exigente y a los músculos del manguito rotador.

Las lesiones que podemos encontrar con más frecuencia son:



Síndrome de pinzamiento subacromial


Este padecimiento causa dolor y pérdida de fuerza en el hombro y puede provocar el debilitamiento de los tendones o hasta de su rotura.

Esta es causada por la compresión que sufre el manguito rotador sobre la parte superior del húmero, el acromion y el tendón de la cabeza larga del bíceps.



Tendinitis del manguito de los rotadores


La tendinitis la podemos encontrar de forma aguda en personas jóvenes después de realizar un esfuerzo físico repetitivo. Este tipo de padecimiento es reversible y tiene buen pronóstico.

Cuando encontramos una tendinitis crónica el paciente tiene un dolor localizado sobre las caras anterior y lateral de su hombro que, incluso, puede llegar al deltoides y al trapecio. Se encuentra mucho más en personas adultas y es causada por lesiones en el trabajo o por el deporte.


Tendinitis calcificada


Este tipo de tendinitis es posible que se presente de forma aguda y con gran dolor, aunque también se dan casos donde es totalmente asintomática.

Los depósitos de cristales de calcio causan la calcificación de los tendones. Puede ser un padecimiento secundario causado por un trastorno metabólico o procesos degenerativos de los tendones, el cuál suele ser de larga evolución.



Rotura del manguito rotador


El manguito rotador puede tener roturas por distintas causas y es más común en personas mayores de 40 años, aunque también se presenta en jóvenes. Suele presentar un dolor brusco y la incapacidad para poder elevar el brazo.

En los jóvenes no es muy frecuente, pero puede darse por un traumatismo importante. En cambio, en las personas mayores, especialmente personas de tercera edad, es consecuencia de un síndrome de pinzamiento subacromial lo que les impide el movimiento y genera dolor en la cara anterior al hombro.